Nuestra Historia

Disponible en EN | FR | IT | ES | DE | PT-BR

Bill Drayton fundó Ashoka en 1980 basado en la idea de que la fuerza más poderosa para el bien en el mundo es el emprendedor social: una persona impulsada por una idea innovadora que puede ayudar a solucionar un problema global profundo. Los emprendedores sociales con más impacto en el mundo buscan soluciones que alteran los patrones de actividad existentes.

Desde sus inicios en la India en 1981, Ashoka comenzó a identificar y apoyar a los emprendedores sociales que tuvieran las ideas de cambios sociales de mayor impacto en el mundo. Luego de analizar sus cualidades únicas, se procedía con un innovador y riguroso sistema global para la instrucción y selección del candidato como Emprendedor de Ashoka. Cuatro años más tarde, Bill Drayton fue galardonado con una beca MacArthur (premio para "genios") y comenzó a trabajar a tiempo completo en la construcción de la organización Ashoka.

En 1987 Ashoka registró oficialmente su nombre, inspirado en la palabra sánscrita Ashoka, que significa la "ausencia activa de tristeza", y por el emperador indio Ashoka, uno de los primeros grandes emprendedores sociales del mundo. Después de la unificación de la India en el siglo III A.C., el emperador Ashoka renunció a la violencia y se convirtió en uno de los líderes más tolerantes, globales y creativos de la historia y en un pionero en los campos del desarrollo económico y el bienestar social.

Ashoka comenzó a expandirse rápidamente en 1986 con la elección de emprendedores sociales en Brasil y luego en México, Bangladesh y Nepal en 1987. Se continuaron agregando países de Asia, África, América Latina y Europa Central y del Este durante la década de 1990. Para el año 1988, Ashoka ya tenía 100 emprendedores sociales en cuatro países y se dedicaba a crear y fortalecer la comunidad a través de un Sistema de Apoyo para Emprendedores Ashoka que ayudaba a los miembros a saber en qué estaban trabajando los otros y dónde podían encontrarse unos a otros en caso de que tuvieran un problema o simplemente estuvieran viajando. Esta comunidad se convirtió en un grupo de apoyo mutuo y en la primera asociación profesional del mundo integrada por emprendedores sociales de alto calibre.

En 1996, Ashoka se asoció con McKinsey & Company para fundar el Centro Ashoka / McKinsey para el Emprendimiento Social en Sao Paulo, Brasil, como una manera de aprender a trabajar de manera efectiva con el sector empresarial y para ayudar a McKinsey a establecer una práctica en el sector social. En ese mismo año, después de haber descubierto que la mayoría de los Emprendedores Sociales de Ashoka habían lanzado sus primeras iniciativas en su adolescencia, Ashoka lanzó el programa Avancemos para desarrollar la idea de que la única manera de aumentar significativamente la proporción de adultos que se ven a sí mismos como agentes de cambio, y dominar las necesarias y complejos habilidades sociales subyacentes, es transformar la forma en que crecen los jóvenes. Avancemos, también conocido como Youth Venture, comenzó a invertir en los jóvenes para que estos comenzaran a convertirse en agentes de cambio a través de la experiencia transformadora de lanzar y liderar su propio proyecto.

Ashoka lanzó, en 1993, una revista impresa en la India llamada Changemakers para cubrir el campo del emprendimiento social. En 1998 esta se convirtió en el sitio web Changemakers.com para proporcionar un centro global que identificara y se valiera de ideas de gran alcance con el fin de activar redes de innovadores sociales capaces de originar un cambio radical en sus campos.

Luego de reclutar más de 1.000 emprendedores sociales a finales de la década de 1990, era evidente que Ashoka había alcanzado uno de sus objetivos principales: establecer el campo del emprendimiento social. Se habían formado otras organizaciones para apoyar el trabajo de los emprendedores sociales más prometedores en diversas etapas de su desarrollo individual y organizacional. Los programas de emprendimiento social eran ahora un elemento básico de las escuelas de negocios y de política pública en los Estados Unidos y otros países, y una industria creciente de investigadores y empresas -incluyendo servicios profesionales, abogados, consultores, académicos y asociaciones comerciales-, había evolucionado para estudiar y acelerar el trabajo de los emprendedores sociales.

Una vez que el emprendimiento social estuvo establecido firmemente, en 2005 Ashoka cambió formalmente su foco por la visión "Todos somos agentes de cambio™" (EACH - Everyone a Changemaker): Ashoka cree que dado que estamos viviendo en un momento verdaderamente histórico en el que cualquiera puede crear un cambio positivo, todos necesitamos convertirnos en agentes de cambio con el fin de prosperar y todos debemos estar equipados con las habilidades más importantes para liderar cambios positivos en nuestro entorno. Ashoka ha desarrollado esta estrategia gracias al trabajo junto a sus principales guías y cimientos: la inspiración, la profundidad de conocimientos y pericia, la experiencia acumulada y las ideas colectivas de los miembros de su red, que permite un crecimiento amplio y profundo del cambio social efectivo.

Ashoka se basó en esta información para desarrollar una estrategia que se centra en garantizar que cada niño domine la habilidad de la empatía, que todos los jóvenes practiquen habilidades para transformar su realidad y que las organizaciones de todos los sectores adopten un estilo de trabajo fluido y abierto, de equipo de equipos, que favorezcan el cambio. Ashoka puso en marcha el programa Ashoka U en 2008 para catalizar la innovación social en la educación superior a través de una red global de equipos de cambio compuestos de estudiantes empresariales, profesores y líderes de la comunidad. En 2012, se puso en marcha el programa de Escuelas Transformadoras para activar una comunidad global de escuelas líderes primarias y secundarias que dieran prioridad a la empatía, el trabajo en equipo, el liderazgo y la resolución de problemas y tuvieran el objetivo de generar entornos para que los alumnos se formen como agentes de cambio.

Por el momento, Ashoka continúa creciendo, ampliando su red global de emprendedores sociales en América del Norte (con la puesta en marcha de programas en los Estados Unidos en 2000 y Canadá en 2002), en el Oriente Medio y el Norte de África a partir de 2000, y en Europa occidental en 2005. Hoy en día, Ashoka opera en 89 países en los cinco continentes y ha reclutado a más de 3.300 Emprendedores Sociales Ashoka en todo el mundo.

De cara al futuro, Ashoka identifica oportunidades emergentes, donde la sociedad está llegando al punto de ruptura que hace posible la resolución de problemas críticos a través de un cambio sistémico generalizado. Esto se logra propiciando que los emprendedores sociales trabajen entre ellos y con empresarios comerciales, gobiernos, academia y otras instituciones influyentes para apoyarse y demostrar el poder del espíritu emprendedor de colaboración.