Emprendimiento social

Disponible en EN | FR | IT | ES | DE
Disponible en EN | FR | IT | ES | DE

Los emprendedores sociales son la fuerza motora del pasado, el presente y el futuro de Ashoka. Su papel en el desarrollo de Ashoka ha evolucionado con el tiempo. En sus comienzos, Ashoka se propuso identificar los emprendedores sociales y mostrar su impacto y, de esta manera, definir el ecosistema. En aquellos tiempos, el término emprendedor social ni siquiera existía en el léxico público.  

Hoy en día, los emprendedores sociales tienen un nombre y un lugar reconocidos en la sociedad. El papel de Ashoka como pionero en la construcción del ecosistema del emprendimiento social y en la creación de la mayor red de emprendedores sociales del mundo ha impactado directamente en millones de personas a nivel global. Muchas personas se han visto afectadas por las numerosas vías que Ashoka ha abierto para que inversores, socios y personas influyentes puedan contribuir al campo más amplio de la iniciativa del emprendimiento social.

UN CAMINO PARA LLEGAR AL PUNTO DE INFLEXIÓN

En muchos sentidos, el ecosistema del emprendimiento social ha llegado a un "punto de inflexión". Un número creciente de personas influyentes de los sectores público y privado ven la inversión en emprendedores sociales como una vía confiable para producir el cambio sistémico a través de la innovación. El proceso por el que Ashoka pasó para llegar a este punto sirve como el modelo que utilizamos hoy para todas nuestras estrategias actuales.

Muchos de los pasos a lo largo de la jornada fueron deliberados. Otros fueron más intuitivos. Todos han contribuido a nuestra comprensión de lo que significa crear un nuevo marco de posibilidades para el cambio en nuestro mundo.

CUATRO ETAPAS: PROBANDO EL CONCEPTO

El camino de Ashoka hacia la construcción del ecosistema del emprendimiento social tuvo cuatro etapas principales. En la primera etapa, durante la década de los 80, Ashoka se centró en definir las cualidades que caracterizan a los emprendedores sociales líderes en el mundo y en demostrar que invertir en ellos era una forma eficaz de generar un impacto a gran escala.

Ashoka atrajo a sus primeros socios, nominadores y personas de pensamiento influyente para ser parte de la nominación y el apoyo de los primeros Emprendedores Sociales de Ashoka. En conjunto, esta red propició una especie de "activación" de la comunidad para el ecosistema.

RÉPLICA A GRAN ESCALA

En la segunda etapa, el trabajo de Ashoka inspiró a otras organizaciones e inversores durante la década de los 90. Muchos se unieron a los esfuerzos de Ashoka a través de colaboraciones y puntos de contacto con los equipos de Ashoka, sus Emprendedores Sociales y su red más amplia.

Otros descubrieron a Ashoka y encontraron sus propias maneras de contribuir a un ecosistema de apoyo a los emprendedores sociales de diferentes maneras. Esta fase de intercambio de conocimientos estimuló una especie de réplica de escala del concepto del emprendimiento social, donde muchas organizaciones comenzaron independientemente a apoyar a emprendedores sociales.

EL PUNTO DE INFLEXIÓN EN EL ECOSISTEMA

Durante la primera mitad de la década de 2000, la tercera etapa ya estaba en marcha.  El emprendimiento social como un campo fue impulsado a un nuevo nivel de conciencia en el mundo gracias al libro de David Borenstein, "Cómo cambiar el mundo", que relataba el trabajo de Ashoka y de muchos de sus Emprendedores Sociales.

Al mismo tiempo, el trabajo que Greg Dees había estado haciendo en la década anterior en Harvard y Stanford dio lugar a la creación del Centro para el Avance del Emprendimiento Social en la escuela de negocios de la Universidad de Duke. La institucionalización del movimiento de educación del emprendimiento social, encabezada por las escuelas de negocios, contribuyó a una amplia sensibilización y a la preparación de los líderes de la próxima generación. El ecosistema había llegado a su "punto de inflexión".

A finales de la década del 2000, Ashoka había creado la mayor red de emprendedores sociales del mundo y comenzaba a comprender los patrones de sus innovaciones. La visión de Ashoka creció a causa de estos patrones. Pudimos ver cómo los emprendedores sociales lideraban de una manera que permitía a todos liderar.

Los Emprendedores Sociales de Ashoka sirvieron no sólo como modelos para quienes querían hacer un cambio positivo en el mundo, sino también en el reclutamiento activo de agentes de cambio para difundir su impacto. A través de nuestros Emprendedores Sociales, vimos el mundo de manera diferente: cada persona tiene el poder de impulsar el cambio, creando así un mundo donde Todos Somos Agentes de Cambio.

INSTITUCIONALIZACIÓN EN CURSO

En esta cuarta etapa, Ashoka continúa invirtiendo en la búsqueda y el apoyo de un número cada vez mayor de Emprendedores Sociales, sumándolos a nuestra red ampliada de líderes de cambio. Junto con nuestros Emprendedores Sociales y nuestro ecosistema de aliados, Ashoka sigue influyendo y dando forma al ecosistema del emprendimiento social.

Hoy en día, el papel de Ashoka no es convencer a la gente de que los emprendedores sociales son una buena inversión, sino responder a la demanda de los gobiernos, empresas y organizaciones intergubernamentales que están tratando de encontrar la mejor manera de invertir en ellos. Para la Ashoka de hoy, el cambio clave está en mostrar no solo las ideas importantes de los emprendedores sociales, sino también el papel fundamental que desempeñan como formadores de agentes de cambio, desde el cual ayudan a todos a alcanzar su máximo potencial como líderes y construyen un mundo donde las soluciones superan los problemas.