Una educación para el cambio implica que aportes mucho más de ti a la sociedad, es la lección que nos da Gilberto Cepeda

Changemakers
Origen: Ashoka Mexico

Gilberto Cepeda se ha desempeñado como instructor en emprendimiento y transformación desde hace 5 años. El aprendizaje es algo que siempre le ha apasionado, así como la lectura y fue eso lo que lo llevó por este camino ya que cree que el aprendizaje formal o informal te ayuda a abrirte puertas y a tocar temas que desconocías.

Las personas con las que ha coincidido durante esa trayectoria lo han ayudado a entender que hay mucho más allá si sales de esa esfera de conocimiento que nos inculcan desde pequeños, errores de pensamiento de los que no estamos exentos; pero, reconoce, que el conocimiento siempre ayuda a reivindicar el camino.

Actualmente a Gilberto brinda guía y asesoría a quienes lo requieren, apoya a la gente en capacitación y conocimiento que necesitan dentro de sus proyectos profesionales. La realidad es que cada una de las personas que acuden a sus pláticas y capacitaciones de forma individual tienen diferentes prioridades, objetivos, pasiones y eso justo ha marcado un área de oportunidad para Gilberto al momento de reconocer las necesidades y él poder dar la mejor asesoría para la gente que acude a él, sacarlos de su zona de confort y llevarlos a la experimentación científica, poner a prueba las hipótesis que se plantean para mejorar el emprendimiento de cada uno de sus alumnos, con Gilberto nada es improvisado.

Reducir las desigualdades en la vida cotidiana es ser un agente de cambio.

La brecha de la desigualdad es algo que combate en su vida cotidiana, ya que -asegura- el sistema funciona para ciertos grupos nada más, pues no han sido diseñadas para todas las personas, quienes no se han adaptado a ese sistema han sido rezagadas, es por ello que para Gilberto, un agente de cambio es una persona que ve una problemática y la soluciona de raíz en cualquier ámbito que éste suceda, reducir esas diferencias es de suma importancia para éste nuestro profesor transformador. Así que, por sus acciones en su entorno, que es el tema de la educación, lo consideramos un agente de cambio.

Uno de los valores que más aprecia Gilberto es la empatía, considera que es una virtud fundamental para poder apoyar a la agente que se asesora para poder entablar junto con ellos sus intereses y objetivos. El modelo en el que se apoya es el modelo por competencia, este modelo se basa no sólo en dar información de manera cognitiva, sino que también se trata de llevarlo a la práctica y la parte efectiva.

Gilberto trabaja en una educación para el cambio en que el alumno adquiera habilidades de inteligencia emocional, de creatividad, identificación de problemas, trabajo en equipo. La innovación social es lo que más apasiona a nuestro profesor transformador, en la que tú como persona le vas a dar un beneficio a otro, a tu comunidad; no es sólo generar ingresos y ganar dinero, ya que una educación para el cambio implica que aportes mucho más de ti a la sociedad. Él quiere que sus alumnos cambien de chip que empiecen a pensar fuera de la caja, un pensamiento enfocado en nuevas habilidades que generalmente no se utilizan en el área laboral.

Son pequeñas acciones las que hacen los grandes cambios en tu entorno, en tu comunidad, en tu familia. No es querer cambiar al mundo en un solo paso sino ir cambiándolo poco a poco con pequeños pasos y siempre estar receptivos al nuevo aprendizaje qué habilidades puedo fortalecer para aportar algo a los que te rodean.

Una de las metodologías que utiliza Gilberto es: “El diseño centrado en las personas donde se pone en el centro de la creación de productos y servicios al usuario, donde se empatiza con el usuario, conoces sus necesidades, gustos e intereses y después definir el problema a atacar, idear posibles soluciones y después llevarlo a la realidad”.

No hay una sola forma de hacer las cosas ni un solo camino para el éxito.

El tip que Gilberto da a sus iguales es que le des a los estudiantes herramientas para el futuro, un enfoque en el que la empatía sea una prioridad, que conozcan sus intereses, ya que la labor del maestro es muy importante en la vida de los alumnos, y que no los limiten porque cada individuo entiende a su modo y a su forma. Para finalizar asegura: “no hay una sola forma de hacer las cosas ni hay un solo camino para el éxito”.

Es esa pasión por compartir conocimiento en la que Gilberto nos da el ejemplo de que aún hay quienes se interesan por una sociedad más equitativa, preparada y exitosa. Agradecemos el empeño y preocupación que Gilberto pone por hacer un cambio de raíz.