Catalina Parra

Las diferencias no existen

Para Catalina Parra (23), todo comenzó cuando entró a estudiar periodismo y la primera entrevista que quiso hacer fue a una persona sorda. Se dió cuenta de que la tenía que hablar el mismo lenguaje para poder realmente comunicarse así que aprendió lenguaje de señas. En su estadía en la universidad se unió al Senado Universitario, iniciativa en la que realizan talleres y charlas sobre comunicación accesible con perspectiva de género.

Catalina afirma que es crucial general canales interculturales e interseccionales de comunicación, por lo que fundó un grupo al interior de su casa de estudios que se dedica específicamente a ver casos de accesibilidad en discapacidad. Al aprender lenguaje de señas, la joven se preocupa de generar instancias que combinen la importancia de las políticas públicas, incluir perspectiva de clases y la educación en función de la diversidad. Catalina quiere entregar un mensaje a sus pares, “un buen líder no necesariamente es un dirigente o representante. Un buen líder se atreve, se equivoca, aprende y trabaja en función de la diversidad”.