Disponible en EN | ES | FR
Eli Beer

Cuando sólo tenía 6 años de edad, Eli Beer y su hermano fueron testigos de un atentado a un autobús mientras caminaban a casa desde la escuela en Jerusalén. Eli escuchó a alguien pidiendo ayuda en medio de todo el caos, pero no sabía qué hacer y salió corriendo.

 

La experiencia le cambió la vida. La sensación traumática que sintió Eli tras el ataque lo motivó a aprender cómo ayudar a salvar vidas en situaciones de emergencia. A la edad de 15 años, Eli se convirtió en un técnico de emergencias médicas (TEM) voluntario y trabajaba en una unidad de ambulancias. Un día, el equipo de Eli respondió a una llamada de un niño de 7 años de edad que se estaba asfixiando con un perro caliente. Debido al tráfico y la congestión vial, la ambulancia tardó más de veinte minutos en llegar a la escena. Cuando por fin llegaron, Eli y su equipo comenzaron la RCP, pero momentos más tarde un médico que vivía cerca llegó y declaró que el niño había fallecido. Tenía que haber una manera más rápida de ayudar a los pacientes cuando lo necesitan.

 

Eli se dio cuenta de que si se alertaba al médico o a un vecino antes, el niño podría haber sobrevivido. Entonces, su respuesta para poder obtener ayuda para los pacientes más rápido fue activar un nuevo grupo de equipos de primera respuesta en el barrio. Eli había oído hablar del modelo de Hatzalah que se inició entre las comunidades jasídicas en Brooklyn en la década de 1960, en el que los médicos voluntarios locales estaban equipados con equipos de comunicación y equipos médicos y respondían a llamadas de los miembros de la comunidad judía en el barrio. El modelo inspiró a Eli, y a los 17 años, organizó un equipo de jóvenes técnicos de emergencias médicas afines en su comunidad y, utilizando un escáner de la policía, comenzaron a contestar llamadas en su barrio de Jerusalén. Más tarde, lanzó la innovadora motoambulancia: una motocicleta equipada con equipos de emergencia para salvar vidas. Los tiempos de respuesta comenzaron a caer. Los pacientes recibieron tratamiento antes de que llegara la ambulancia y más y más vidas se salvaron.

 

En 2006, Eli creó United Hatzalah de Israel, lanzando nuevas divisiones voluntarias de rescate en todo el país, y también reclutó redes de rescate que ya estaban activas dentro de Israel al amparo de United Hatzalah. Hoy en día, se reconoce a United Hatzalah oficialmente como una organización nacional de respuesta a emergencias, y la misma coordina las actividades de más de 3.000 médicos y paramédicos de todo el país que responden a más de 700 llamadas por día. Llega una llamada a través de la línea de emergencias nacional o dirigida a United Hatzalah y mediante el uso de tecnología innovadora de GPS y de aplicaciones para teléfonos, los médicos voluntarios preambulancia de United Hatzalah llegan a la escena con un tiempo medio de respuesta de menos de tres minutos.

 

Esta innovación clave de Eli a partir del modelo Hatzalah en los EE. UU. no dirigía el servicio a un grupo particular. Como Eli expresó en su charla de TedMed en 2013, "United Hatzalah no se trata de salvar a los judíos, no se trata de salvar a los musulmanes, no se trata de salvar a los cristianos, se trata de salvar gente". La innovación crucial de Eli para lograr reducir los tiempos de respuesta fue reconocer la necesidad de involucrar a todas las personas, independientemente de su religión. Eli señaló que esta integración fue muy difícil al principio. "Había grandes diferencias en la cultura; había un problema de confianza. Ahora que tenemos voluntarios de todo tipo de trasfondo trabajando juntos, las personas entienden que tienen mucho más en común y se respetan mutuamente. Nuestros voluntarios luchan juntos por la vida". Debido a esto, United Hatzalah también es un modelo para la colaboración pacífica en el clima político contencioso de Israel.

 

El modelo de United Hatzalah ahora se está implementando en todo el mundo, desde la Ciudad de Panamá, a São Paulo y la India. Este enfoque más inclusivo hasta se está importando nuevamente a los Estados Unidos. En la ciudad de Jersey, EE. UU., 100 CBEC (cuidadores de emergencia comunitarios) ahora responden a las llamadas al 911 para proporcionar atención de emergencia antes de que llegue la ambulancia y Detroit, Michigan ha comenzado a implementar el modelo de United Hatzalah

Este artículo se publicó inicialmente en 19 Junio 2017

Autor

Claire leads Ashoka’s Global LeadYoung Initiative, a storytelling campaign that creates awareness and social demand for the new definition of what constitutes success in growing up—every teen knowing they are a changemaker—and the framework for getting there.

In this role, Claire draws from her expertise in social entrepreneurship to build and cultivate teams, establish strategic partnerships, and develop key content for Ashoka’s framework change efforts around young people. Previously, Claire served as Director for Global Venture and Fellowship, Ashoka’s largest program that identifies and supports leading social entrepreneurs around the world. Claire holds a Master of Public Affairs from the Woodrow Wilson School at Princeton University and a B.A. from Yale College.

Más información