Disponible en EN | IT | PT-BR | FR | ES | DE | JA | TH

El Momento Histórico

¿Por qué la distribución de ingresos empeora en todas partes, independientemente de la naturaleza de la economía o de la ideología? ¿Por qué la política de “nosotros contra ellos” empeora y se extiende por todo el mundo? ¿Y por qué tanta gente se siente marginada?

Vivimos en un verdadero punto de inflexión histórico, dado que un mundo que, en gran parte, se ha visto definido por la repetición es reemplazado por otro definido por su opuesto, el cambio. La velocidad del cambio y el grado de interconexión, cada uno multiplicando el otro, presentes en el mundo se han acelerado de manera exponencial durante, al menos, 300 años. La globalización y la innovación tecnológica nos conectan de formas nunca antes vistas al derribar barreras y permitir que todos participen.

Al mismo tiempo, la demanda de trabajo de repetición ha ido disminuyendo de manera exponencial desde el año 1700. En el pasado, el valor provenía de la eficiencia en la repetición (piense en líneas de montaje y estudios jurídicos). Las personas aprendían una habilidad (por ejemplo, banquero o panadero) y la repetían de por vida en un lugar de trabajo entre cuatro paredes. Todo esto está desapareciendo; es un hecho.

Hoy en día, el valor proviene de contribuir y adaptarse al cambio. En un mundo en donde todo cambia (y que por lo tanto, obliga a que todo alrededor cambie), hay que ser agente de cambio para participar.

Sin embargo, ser un agente de cambio requiere habilidades sofisticadas que son casi opuestas a las requeridas en el mundo de repetición que está desapareciendo. Además, un mundo en donde todo cambia y, por lo tanto, en el que “todos somos agentes de cambio” debe organizarse en equipos de equipos abiertos y fluidos en todas partes.

 

La Nueva Desigualdad

Gran parte de la población mundial ha aprendido a contribuir y adaptarse al cambio, y a ser miembros eficaces de equipos de equipos abiertos y en constante cambio, que es cómo se organiza esta nueva realidad. Asimismo, se ayudan de forma mutua para convertirse en mejores personas a medida que se aceleran las dinámicas de cambio, dado que eso resulta fundamental tanto para el éxito del equipo como para la felicidad personal. A esta parte de la humanidad le está yendo muy bien.

Sin embargo, la otra gran parte de la sociedad no posee las habilidades generadoras de cambio necesarias para participar en la nueva realidad de hoy en día, donde todo cambia cada vez más rápido. Resultado: el mundo está cada vez más claramente dividido por una nueva desigualdad.

Además, a diferencia de otras desigualdades, ésta empeora cada año a medida que se aceleran los cambios y que quienes participan en el juego se ayudan unos a otros para volverse más hábiles y seguros de sí mismos, mientras que quienes se encuentran en el otro bando quedan rezagados con mayor rapidez.

¿Por qué la distribución de ingresos empeora en todas partes? Porque existe una aguerrida batalla por aquellos que poseen habilidades generadoras de cambios y una demanda cada vez menor por aquellos que no las tienen. (Cualquier persona que no haya dominado las complejas habilidades de cambio dañará a los demás y perturbará a los equipos).

Es por eso que la política de “nosotros contra ellos” se está extendiendo con rapidez por todo el mundo. Cuando la sociedad le dice a tantas personas: “Váyanse; no los necesitamos; todo es su culpa; y, por cierto, sus hijos no tienen futuro”, los estamos hiriendo profundamente y ellos responden con una ira incesante.Un mundo tan dividido y que hiere y lastima tan profundo a tantas personas es altamente disfuncional y, lo que es peor, poco ético.

 

El Nuevo Marco

¿Cuáles son las habilidades fundamentales que generan cambios?

  • Empatía cognitiva. Esta habilidad fundamental, que debe dominarse en la infancia y desarrollarse de forma continua a partir de ese momento, requiere que la corteza cerebral y las neuronas espejo (“siento tu dolor”) aprendan a trabajar juntas para comprender y esquematizar el caleidoscopio de personas y contextos del mundo que se transforma rápidamente. Sin ella, la persona causará daño y perturbará a los demás y, por lo tanto, será dejada de lado, marginada (ya no es posible ser una buena persona sólo por seguir las reglas de forma diligente ya que, a medida que se acelera el cambio, éstas nos dirigen cada vez menos).

  • Trabajo en equipo sofisticado. Esencial en un mundo nuevo. Trabajo en equipo colaborativo, en un “equipo de equipos” abierto y fluido, donde se brinda a los grupos pequeños la libertad de experimentar, al mismo tiempo que se impulsa a que todos compartan lo que aprenden a lo largo y ancho de toda la organización.

  • Nuevo liderazgo. En la actualidad, el antiguo modelo de decirle a los demás qué y cómo hacer las cosas por repetición resulta ineficaz y constituye un obstáculo para la adaptación organizacional a las nuevas formas, al nuevo juego. Este liderazgo comienza con la visualización de oportunidades nuevas, la reunión del equipo adecuado y el diseño de la arquitectura sináptica necesaria para que el grupo trabaje en conjunto. Eso permite que todos los que integran los equipos contribuyan en todos estos niveles.

  • Generación de cambios. Antes de que un líder pueda visualizar e impulsar este nuevo paradigma, debe tener la capacidad para lo siguiente: comprender los patrones de cambio de millones de personas interconectadas, todas en movimiento; prever cuáles serán estos patrones en el futuro que se avecina cada vez más rápido; detectar necesidades y oportunidades para un mundo mejor; imaginar de qué manera puede diseñar el mejor equipo de equipos (de rápida evolución); y desarrollar las habilidades necesarias para reunir, empoderar de manera continua y mantener enfocados (y reenfocar) tanto a personas como a equipos.

Por lo tanto, la tarea más urgente del mundo y, por consiguiente, el enfoque estratégico central de Ashoka, consiste en ayudar a todas las personas a “ver” la nueva realidad y comprender cómo todos pueden contribuir y ser poderosos, es decir, cómo todos pueden ser agentes de cambio.

De esta manera, todos podremos trabajar juntos para derribar la nueva desigualdad y mejorar la forma en que se diseña el nuevo mundo en evolución. Hay dos piedras angulares necesarias aquí:

  • Debemos redefinir lo que se necesita para crecer con éxito. Los niños deben dominar la empatía cognitiva y los jóvenes (adolescentes) deben practicar una y otra vez ser agentes de cambio (las cuatro habilidades de cambio). La prueba: ¿qué porcentaje de adolescentes sabe que son agentes de cambio? El futuro de cualquier comunidad o sociedad dependerá cada vez más de cómo les vaya en relación con este cambio de paradigma. (Se necesitan las mismas habilidades a lo largo de la vida para que contribuyan y ayuden a todos sus miembros a convertirse en agentes de cambio).

  • Las organizaciones deben transformarse rápidamente en equipos de equipos abiertos y fluidos en los que existan agentes de cambio.

 

Teoría del Cambio de Ashoka

Es necesario dar seguimiento a la aplicación de estos principios universales en todas las áreas geográficas (por ejemplo, el área metropolitana de Seattle o India), los grupos demográficos y los campos de acción (por ejemplo, el medioambiente o las finanzas sociales).

Durante los últimos seis años, Ashoka ha desarrollado una teoría del cambio (ahora puesta en práctica) que permite que nuestra comunidad trabaje en conjunto y de forma activa para diseñar estos cambios. Se está afianzando este proceso de “Jiu-jitsu de colaboración empresarial” (Collaborate Entrepreneurship Jujitsu, CEJ), que ha sido de gran utilidad para los principales movimientos de cambio de paradigmas anteriores.

La comunidad y el movimiento de Ashoka se ubican en una posición exclusiva para lograr el éxito en esta labor. Intuimos que “todos somos agentes de cambio” desde el principio (como lo han hecho la mayoría de los Emprendedores Sociales de nuestra red) y con ello tenemos la ventaja exclusiva y fundamental de contar con 3600 de estos Emprendedores Ashoka más otras muchas empresas y organizaciones aliadas. Hemos desarrollado de forma consciente nuestro entendimiento y nuestros enfoques durante doce años y comprendemos el mundo que va avanzando.

  • A medida que el cambio se acelera, estos intraemprendedores de primera clase constituyen quizás, el único grupo focal verdaderamente confiable que predice el futuro. No arriesgarán el trabajo de toda su vida sin al menos, intuir cómo será la sociedad cuando su proyecto y/o empresa u organización madure, la cual debe ajustarse a los próximos veinte años. Por lo tanto, podemos confiar en los patrones de su trabajo como guías (por ejemplo, de nuestros más de 1000 Emprendedores Ashoka que se enfocan principalmente en los jóvenes, entre el 90 y el 95 % los ponen a cargo).

  • Crean miles de modelos de “cómo hacerlo.”

  • Son las personas adecuadas que necesitamos para coliderar el proceso de CEJ. Nacieron para cambiar el mundo y cuentan con mucha práctica para hacerlo.

  • El CEJ, sobre todo cuando los Emprendedores Ashoka son colíderes, ayuda en gran medida a los otros emprendedores, organizaciones y empresas y a su trabajo.

Más información