Habitar la ciudad de otra manera

Story bubbles on world map

 

La idea de que las personas puedan unirse para formar una comunidad y así mejorar el lugar en el que viven, es una temática que ha sido ampliamente estudiada. Un ejemplo de ello es Jonathan Fox (1996), quien observó en sus estudios el desarrollo de las comunidades rurales de México para exponer la importancia de las relaciones interactivas entre los ciudadanos, instituciones y otros agentes para la generación de capital social.

En ese sentido, las relaciones sociales se convierten en recursos que facilitan la acción colectiva, que generan confianza y que hacen cumplir las normas de reciprocidad, lo cual incrementa los beneficios sociales.

Estos procesos generan comunidades que pueden crear cambios sociales. Es así que surge la pregunta ¿Cómo hacer que la gente construya relaciones dentro de la comunidad y cómo hacerlas perdurables?

Paulina Campos, directora de Fundación Hogares y emprendedora social de Ashoka (Ashoka Fellow) definitivamente puede dar respuesta a esta pregunta. Fundación Hogares es una Institución de Asistencia Privada (I.A.P.) que promueve la participación y compromiso social para construir comunidades capaces de resolver sus necesidades y mejorar el lugar en el que viven.

Paulina nació y creció en la Ciudad de México. Desde su infancia, su familia le inculcó que México era un país con muchas necesidades y que ella tenía que estudiar y trabajar para construir un país que ofreciera más oportunidades para todos. Ésta se convirtió en una promesa personal para ella.

Paulina estudió Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Eligió la carrera por ser una ciencia social con muchas matemáticas, su materia preferida en la escuela. Durante sus estudios en el ITAM, realizó su servicio social en la Fundación Alcance, experiencia que le permitió acercarse más a los temas relacionados con la sociedad civil. A los 23 años empezó a trabajar en la empresa Standard & Poor’s, en donde era reponsable de calificar estados y municipios. Fue así que tuvo la oportunidad de conocer los 32 estados de la República Mexicana y observar diferentes comunidades, la forma en que se relacionan las personas, los problemas que suelen presentárseles, los servicios con los que cuentan y los que les hacen falta, entre otras cosas.

Posteriormente, Paulina tuvo oportunidad de estudiar la maestría en Políticas Públicas en la Universidad de Harvard. Fue aquí donde se interesó sobre la vivienda de interés social y los retos asociados a ella.

Concluidos sus estudios de maestría, Paulina regresó a México para trabajar en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT), institución que proporciona más del 70% de las hipotecas en el país. Este espacio fue el lugar perfecto para conocer la realidad de las unidades habitacionales con viviendas de interés social.

"Las personas no sienten que son parte del lugar en donde viven y eso es justo lo que les hace más falta.” Desde Fundación Hogares Paulina ha impulsado el desarrollo de programas para fortalecer la comunidad. “Las personas que habitan un espacio son responsables de dicho lugar”. La población que vive en estas unidades habitacionales gana menos de cuatro salarios mínimos y generalmente cuenta con un bajo nivel educativo. Es muy baja la participación ciudadana y no hay integración entre los vecinos.

Esto no quiere decir que no haya interés, pues la gente es muy talentosa lo cual representa el punto más importante a impulsar. Paulina sabe que impulsar el desarrollo de la comunidad propicia que los vecinos se sienten más seguros de sí mismos y más vinculados entre ellos mismos. La participación social es un objetivo para la Fundación y se convierte en un beneficio para la comunidad.

Por supuesto, la manera de lograrlo es un reto pues se necesitan personas en el equipo que estén apasionados al respecto, que estén bien capacitados en el tema y que puedan evaluar los resultados de forma continua. Esta es la mayor responsabilidad de generar un impacto social y además, ”debes contar con una metodología que pueda tomar en cuenta las diferencias de las comunidades”

La responsabilidad, el compromiso por la comunidad, la orientación a resultados, la enseñanza y la reflexión que dejan los desaciertos, así como la honestidad, son los principios sobre los cuales trabaja la Fundación.

Paulina aconseja a los futuros emprendedores que cualquier problema que deseen resolver, deben comenzar por dividirlo y atender parte por parte para atacar el problema en general. No se debe dejar de lado la importancia de tener un respaldo metodológico, así como tener perseverancia: “Si se enfrentan a un gran reto, es necesario ser decidido y convencer a los demás de la urgencia de atender dicha situación. Las personas debemos ser creativas, conscientes de la realidad y ser muy apasionadas. Este camino requiere mucho compromiso y trabajo, pues los verdaderos cambios llevan tiempo”.

Actualmente, Fundación Hogares está trabajando para fortalecer su base de ingresos y escalar aún más el impacto de sus programas. Cualquier persona y organización interesadas, pueden acercarse para trabajar los temas en los cuales está incidiendo la Fundación.