Cinco nuevos emprendedores Ashoka. Cinco visiones que cambian sistemas en pos del bien común

Los cinco nuevos emprendedores Ashoka

Luego de meses de un profundo proceso de selección, se suman cinco emprendedores sociales innovadores a la red de Ashoka Argentina, Uruguay y Paraguay. Ya están abiertas las postulaciones para el 2017.

Aldana fundó la primera organización social del país dedicada a acompañar a niños y adolescentes en duelo. Paula está revolucionando las legislaciones en torno a la temática de la violencia y abuso infantil y brinda herramientas a los padres para generar entornos de confianza, armonía, empatía. Diego, o el “educocinero”, como se autodefine, conectó sus dos pasiones: la cocina y la educación para que los chicos puedan aprender cocinando, o aprender haciendo, no solo sobre alimentación saludable y biología, sino también a ser líderes de cambio en sus familias y comunidades. Germán descubrió una manera eficaz para conservar la biodiversidad local y mejorar la calidad de vida de los habitantes de las comunidades, a través de la participación de cada ciudadano. Nicolás sabe que toda vivienda puede ser sustentable, si hace un buen uso de los recursos y se vincula armónicamente con el ambiente, y acompaña a familias de escasos recursos a convertirlo en realidad.

El martes 29 de noviembre se presentaron oficialmente los cinco nuevos emprendedores sociales que se suman a la red de Ashoka Argentina, Uruguay y Paraguay en el año 2016, en un cocktail que reunió a  secretarios nacionales y funcionarios públicos, referentes de empresas, organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, y medios de comunicación. Los cinco proyectos y organizaciones están cambiando paradigmas y hacen frente a problemáticas en torno a la alimentación, los derechos humanos, la cultura, la infancia, la vivienda, o el medio ambiente. Cinco visiones que están impactando en la vida de miles de personas, y que tienen un enorme potencial de escalar a nivel nacional y regional.

Ellos son:

Aiken trabaja para integrar la muerte a la vida, como una parte inherente de ella, desde un enfoque centrado en la resiliencia y re significación de la experiencia. Se centra en la asistencia a cargo de profesionales, el apoyo entre pares, y promueve un cambio cultural en las instituciones de salud y educativas, basado en la capacitación y difusión.

Red por la Infancia trabaja en red para lograr un mundo sin violencia infantil. Busca empoderar a niños y familias víctimas, brindándoles herramientas para ser líderes del cambio. Luchan por las reformas legislativas y la formulación de políticas públicas necesarias para mejorar la calidad de vida de niños y niñas en Argentina, e impulsan una educación en valores positivos.

Plantar y cocinar son dos acciones que, educativamente, promueven la salud. Por eso, Petit Gourmet realiza talleres grupales con niños, en los que no solo aprenden sobre cocina y huerta, sino más bien, habilidades como el trabajo en equipo, la iniciativa, el diálogo y el respeto, mientras ejercitan también contenidos educativos como las matemáticas.

Desde Ambiente Sur, promueven el involucramiento activo de la ciudadanía en procesos de conservación del ambiente local, a través de la creación de Reservas Naturales Urbanas, y estrategias para la sensibilización ambiental.

FOVISEE  sostiene que una vivienda sustentable es aquella que garantiza mejores  niveles de salud, seguridad y calidad de vida para las familias. La Fundación desarrolla modelos de políticas públicas de vivienda sustentable para los sectores de menos recursos, tales como: Energía Solar Térmica, Geotermia, y diagnósticos y programas de mejoramiento de viviendas.

Los cinco se suman a una red de emprendedores sociales que ya suma más de 30 años, y reúne 60 miembros en la Argentina, 15 en Uruguay, y 3300 en el mundo.

¿Qué implica ser parte de la red de Ashoka? Daniela Kreimer, directora ejecutiva de Ashoka Argentina, Uruguay y Paraguay, lo resume así: “pertenecer a la red, en primera instancia, genera un reconocimiento internacional que abre innumerables puertas para que estos proyectos de impacto social puedan desarrollar todo su potencial. Pero sobre todo, brinda una identidad compartida y la conciencia de que somos miles trabajando juntos para construir un mundo mejor”.

Además, los emprendedores reciben un apoyo económico durante los tres primeros años para permitir el desarrollo y consolidación del proyecto, y  obtienen acceso a múltiples oportunidades, como asesoría y capacitación, visibilidad, e intercambio entre los propios emprendedores sociales, a través de una lógica horizontal, entre pares.

El proceso de búsqueda y selección de emprendedores sociales innovadores de Ashoka se realiza todos los años y puede llevar varios meses de conocimiento mutuo, donde se busca identificar ciertos criterios en la persona: poseer una nueva idea, impacto social, fibra ética, trayectoria emprendedora, creatividad en la solución de problemas. La postulación se encuentra abierta hasta marzo de 2017 en este link: http://bit.ly/PostulacionesAshoka

Paula Wachter, emprendedora 2016, afirma: “el proceso me obligó a realizar una profunda introspección personal y profesional. A replantearme todo lo que había hecho hasta ahora y cómo quería seguir haciéndolo de ahora en más. Tuve la oportunidad de desafiarme a mí misma, de mejorar mi abordaje y de enriquecerlo(…) Hoy me siento honrada de poder ser parte de este equipo increíble de personas que me dan la oportunidad de hacer mi pequeño aporte para lograr un mundo mejor para los niños”.

Germán Montero

Aldana Di Costanzo

Este artículo se publicó inicialmente en 8 Febrero 2017
Temas relacionadosChildren & Youth, Environment & Sustainability, Health & Fitness, Social Entrepreneurship

Autor

Emilia Ganem

Más información para ti