Available in ENPT-BRFRES

#LeadYoung - Peter Eigen: Sin miedo desde el 13, ha cambiado la mentalidad del mundo sobre la corrupción

La corrupción fue durante mucho tiempo un tema tabú. En algunos países, los sobornos eran deducibles de impuestos. Esa forma de pensar cambió cuando Peter, testigo del daño indescriptible que podía causar la corrupción, creó Transparency International.

Transparency abrió delegaciones en casi todos los países y atrajo al gobierno, al sector ciudadano y al sector privado. Puso el foco sobre una problemática muy oscura. Sus encuestas sobre el nivel percepción de la corrupción en cada país y el índice resultante del menos al más corrupto atraen una importante atención global cada año e influyen en  numerosas decisiones, incluidos los flujos de inversión.

Peter complementa esta clasificación internacional con profundos análisis de corrupción en países e instituciones de todo tipo, desde empresas a federaciones deportivas. Más recientemente, Peter lideró esfuerzos en varias industrias para limpiar los parámetros de acuerdos globales y asegurar procedimientos más transparentes.  Así nació la Iniciativa de Transparencia de la Industria Extractiva (EITI en sus siglas en inglés), así como nuevas iniciativas en el sector pesquero, entre muchos otros.

Transparency ha sido también una fuerza potente en los cambios de políticas gubernamentales. Su primer éxito fue la Convención Anti-Sobornos de la OCDE en 1997. Hoy, 41 países (que representan el 90% de los flujos de inversiones) han ratificado la convención. En 2003, le siguió la Convención Contra la Corrupción de la ONU. Con estas normas puestas en marcha, en 2014 EE.UU. recolectó 1.560 millones de dólares en multas anti sobornos.

El éxito de Peter en cambiar la forma de pensar del mundo entero acerca de la corrupción requirió de la confianza y los valores que provienen del emprendimiento de alto nivel. Y en el caso de Peter, no fue casualidad.

Peter creció en Erlanger (cerca de Nuremberg, Alemania) y desarrolló proyectos emprendedores a los 13, 17 y 19 años Con 13  lideró un grupo de siete amigos en una serie de exploraciones, que incluían, entre otras cosas, montar carpas en la cubierta de un barco dirigido a Amsterdam. A los 17 fundó un local de música jazz, en el cual tocaba el clarinete. El local fracasó dos veces, pero persistió. Tanto que su Strohalm Club sigue abierto a día de hoy.  

También era un jinete entusiasta. Para poder practicar ese deporte, a los 19 creó un club de equitación, inicialmente con diez amigos, aunque luego convenció a un próspero granjero de construir establos y otras instalaciones a cambio de que su club se convirtiese en cliente regular. Al año, el granjero tenía un nuevo y exitoso negocio. Peter, por su parte, a los 23 se convirtió en director de la Asociación Nacional de Equitación.

Cuando se enfrentó con el desafío de la corrupción, Peter sabía que tenía la capacidad de hacerle frente y superarlo.